VOLVER AL MENÚ

GENERACIÓN DEL 98

2.- Valle-Inclán

Versión Word

 

2.1.- Vida y personalidad

2.2.- Obra

2.3.- El esperpento.

2.4.- Importancia de Valle-Inclán


2.1.- Vida y personalidad

Ramón Valle y Peña nació el 28 de Octubre de 1866 en Villanueva de Arosa (Pontevedra). Su familia, aunque de noble abolengo, ya no gozaba de buena situación económica. Entre sus antepasados ilustres se encontraba Francisco del Valle Inclán y de él tomó el escritor su nombre artístico. Inicia su formación bajo la tutela paterna y el catedrático Jesús Muruáis ejerce sobre él una gran influencia en estos años iniciales. Se matricula en la Facultad de leyes de Santiago pero, más que a los estudios, se dedica a participar en los círculos culturales gallegos que están en pleno Rexurdimento.

En 1892 nuestro autor realiza un viaje a México . En una fingida autobiografía publicada más tarde, dará como motivo para este viaje la necesidad de huida ante un desengaño amoroso y la elección del país porque "México se escribe con equis". En Veracruz mantendrá relaciones no siempre cordiales con periodistas de los diarios locales en los que colabora. Pronto se va a la capital mejicana, adopta el nombre de Valle Inclán y entra en contacto con el Modernismo. Después de pasar una temporada en Cuba, vuelve a Galicia en 1893 y permanece algún tiempo ocupado en lecturas y tertulias. Adopta ya la indumentaria más o menos estrafalaria de los jóvenes escritores franceses y, en 1895, publica su primer libro, “Femeninas”, prologado por Manuel Murguía (figura del nacionalismo y las letras gallegas, marido de Rosalía de Castro).

En 1896 Valle se instala en Madrid. Son los años del Desastre pero también tiempo fecundo en talentos literarios. Se practica e idealiza la vida bohemia: tertulias, dificultades económicas… Entre los contertulios de nuestro escritor se encuentra lo más representativo de la intelectualidad de la época: Benavente, los Baroja, Azorín…. En julio de 1899 Valle discute con su amigo el escritor Manuel Bueno, terminan a bastonazos y el gallego sufre una infección del brazo izquierdo que le sería amputado.

En 1902 la publicación de “Sonata de Otoño” le hace conocer el éxito y en 1907 se casa con la actriz Josefina Blanco, a la que acompañará en numerosos viajes por diversos países: Argentina, Chile, Uruguay, etc.

Trabaja como corresponsal de guerra para distintos periódicos, se crea para él la cátedra de estética de la Escuela de Bellas Artes, a la que renuncia por no saber adaptarse a la vida académica. En los años siguientes se suceden períodos de reconocimiento y cargos públicos (entre otros, director de la Academia Española de Bellas Artes de Roma) con otros de penurias económicas. Se divorcia de su esposa en 1933 y ve rechazada definitivamente su candidatura a la Real Academia. Muere en Santiago el 4 de Enero de 1936.

La personalidad de Valle Inclán es sumamente compleja: soñador, aficionado a los cuentos y leyendas galaicas, a las gestas heroicas y a los ideales utópicos, enemigo de toda vulgaridad y oportunismo. Se sentía atraído por lo irracional y esotérico. En sus obras nos ha dejado abundantes muestras de su interés y fascinación por los fenómenos sobrenaturales y la cábala. En muchos aspectos es un típico escritor de fin de siglo pero siempre original. Magistralmente lo retrata Rubén Darío en un célebre soneto: " Este gran don Ramón, de las barbas de chivo, / cuya sonrisa es la flor de su figura, / parece un viejo dios, altanero y esquivo, / que se animase en la frialdad de su escultura."

Con su curioso ceceo llevaba la voz cantante en las tertulias y le gustaba mostrarse independiente y altivo, como un "enfant terrible" que se distinguía además por su vestimenta, entre dandy y bohemio. Para Gómez de la Serna "era la mejor máscara a pie que cruzaba la calle de Alcalá" y el dictador Primo de Rivera lo calificó de "eximio escritor y extravagante ciudadano". En conjunto, como han destacado muchos de sus contemporáneos, llevaba "una vida teatral que se desarrollaba detrás de una máscara".

En cuanto a su ideología y compromiso político, Valle Inclán vivió en su niñez el ambiente de la tercera guerra carlista. Los relatos idealizados de la misma que le van llegando hacen que se forje una idea romántica del conflicto. Se declara defensor y devoto de la tradición y el catolicismo. En las elecciones de 1910 quiso participar en la resurrección del antiguo régimen y se presentó como candidato por Estella pero fue derrotado. Posiblemente su verdadera intención al simpatizar con el carlismo fuese mostrar su aversión y repulsa por la España de la Restauración, repulsa compartida por la mayor parte de los intelectuales de la época.

Al estallar la guerra de 1914, Valle se manifiesta partidario de los aliados, en contra de la postura de la mayor parte de los carlistas, que simpatizan con Alemania. Por estas fechas, el escritor se preocupa cada vez más por cuestiones de justicia social, se entusiasma con la revolución rusa y se aproxima al marxismo. Su obra se convierte en una sarcástica denuncia de la España oficial. Al implantarse la dictadura de Primo de Rivera, fue, junto con Unamuno, uno de los escritores que más se significó en la oposición al régimen, no cesó de manifestar públicamente su descontento (llegó a pedir para España "una dictadura como la de Lenin") y de participar activamente en las iniciativas de la radical Federación Universitaria Española, promotora de la huelga estudiantil de 1929. Su postura le supuso arrestos, multas e incluso prisión de dos semanas en la cárcel Modelo. Por todo ello, su teatro y particularmente los esperpentos fueron censurados y no se pudieron representar. El directorio militar veía, y con razón, que los protagonistas de los tres esperpentos de Martes de Carnaval eran los militares españoles a los que el autor presentaba de forma grotesca, lo que supuso que al publicarse “La hija del capitán”, en 1927, la obra fuese secuestrada por orden de la Dirección General de Seguridad. Por otra parte, el teniente Friolera, fantoche trágico de “Los cuernos de Don Friolera” aparecía como una víctima ridícula del código de honor calderoniano tan valorado por los militares.

En esta situación Valle recibió jubilosamente la caída de la monarquía e incluso manifestó la necesidad de castigo para Alfonso XIII. Con la llegada de la República, se presentó a las elecciones como candidato lerrouxista por La Coruña pero fue derrotado de nuevo.

A pesar de lo precedente, su simpatía por el carlismo no desapareció nunca y en 1932 el pretendiente Don Jaime le nombró "Caballero de la orden de la legitimidad proscrita" y, en consonancia con su originalidad y la fuerza que en él tenía el impulso estético, durante su estancia en Roma mostró cierta simpatía hacia el fascismo de Mussolini, manifestando la impresión favorable que le producían los desfiles militares y los gritos de entusiasmo popular. Al volver a España, siguió luchando por la revolución social y se solidarizó con los mineros asturianos sublevados en 1934.

Es una constante afirmar que nuestro autor sigue un proceso inverso al de la mayor parte de sus compañeros y que empieza como tradicionalista para acabar como revolucionario. Lo que sí parece cierto es que Valle Inclán se mueve siempre por impulsos emotivos y contradictorios en cuanto a lo ideológico y a su compromiso con las realidades políticas y sociales de su época y que esta conducta no sólo le planteó conflictos personales sino que también supuso inconvenientes para el estreno y difusión de algunas de sus obras más representativas.

2.2.- Obra

La obra literaria de Valle-Inclán sigue una evolución que le lleva de un modernismo elegante y nostálgico de tiempos pasados hasta una literatura de hondo contenido crítico basada en la distorsión de la realidad. Pese a lo que pudiera parecer, este cambio operado en sus obras a lo largo de los años viene uniformado por una misma postura ante la vida, una postura estética que se aleja de las formas burguesas, en lo social, y de las formas realistas, en lo artístico.

Podemos hacer un intento de clasificación de las obras de Valle, siguiendo a Fernando Lázaro Carreter, en tres etapas:

1.- Etapa modernista (hasta 1907, aproximadamente). En el año 1895 edita Valle-Inclán el volumen de cuentos Femeninas (seis historias amorosas), obra en la que se nota ya el deseo de ofrecer al lector una nueva forma de narrar en la que se pone una mayor atención en los valores formales. Predominio del esteticismo como corresponde a una obra característica de lo que Ricardo Gullón llamó modernismo canónico.

Entre 1897 y 1904 escribe diferentes obras narrativas ( Epitalamio, Jardín umbrío, Corte de amor y Flor de santidad ), unidas por el nexo de una ambientación en la Galicia primitiva y mítica, donde la mezcla perfecta de lo real y lo legendario, de lo aristocrático y lo popular, es moneda de curso ordinario. Técnicamente, sigue la coincidencia con el modernismo en lo referente al cultivo de los valores formales.

Entre 1902 y 1905 escribirá Valle sus cuatro Sonatas (de Otoño, de Estío, de Primavera y de Invierno), novelas en las que prevalece la exaltación de un mundo decadente visto con mirada nostálgica. En estas obras alcanza su plenitud la peculiar sensibilidad modernista de Valle, son las "memorias amables del marqués de Bradomín", en las que juega un papel trascendental el erotismo decadente. Bradomín se autodefine como "sentimental" y es frecuente la asociación amor/muerte, satanismo/religión y esteticismo/sensualidad. La lectura de las Sonatas es un deleite para los sentidos; como señala Zamora Vicente, "la percepción de un color, de un sonido, de la suavidad de un paño, de un aroma difuso, despiertan un largo recorrido de emociones y de correspondencias psicológicas"

2.- Etapa de transición (1907-1920). A este período pertenecen, en primer lugar, dos trilogías esenciales en la obra de Valle-Inclán: las “ Comedias bárbaras” y las novelas de “ La Guerra carlista ” .

Las “ Comedias bárbaras” (“teatro mítico”) fueron escritas entre 1907 y 1922 ( Águila de Blasón, Romance de lobos y Cara de plata ). En ellas nos ofrece el autor de nuevo una ambientación en el mundo rural gallego, aunque en estos momentos nos presenta ese mundo como dominado por la miseria y la brutalidad. El punto de vista del autor se debate entre la nostalgia por lo ya perdido y la crítica de dicho mundo. El lenguaje es en estas obras menos delicuescente, más fuerte y hasta agrio, pero siempre musical y brillante. Para Ruiz Ramón, esta trilogía es ya el comienzo del “teatro en libertad” que desarrollará Valle con los esperpentos.

En la trilogía de novelas “ La Guerra carlista” ( Los cruzados de la causa, El resplandor de la hoguera y Gerifaltes de antaño ), escritas entre 1908 y 1909, nos encontramos de nuevo con el contraste, en este caso entre el canto al heroísmo romántico de las partidas carlistas y la denuncia de la brutalidad de la guerra. En cuanto al estilo, junto a los resabios modernistas, aparece un lenguaje desgarrado y bronco, acentuado por la presencia de un léxico rústico.

Semejante mezcla de tonos puede apreciarse en tres obras de teatro en verso en este mismo periodo: Cuento de abril , Voces de gesta y La Marquesa Rosalinda, obras todavía muy marcadas por el Modernismo, así como en la Farsa infantil de la cabeza del dragón y en la obra de contenido trágico El embrujado .

En fin, la misma transición se observa en la obra poética de Valle-Inclán. Aromas de leyenda (1907) entra de lleno dentro del estilo modernista, mientras que La pipa de Kif (1919) ofrece un enfoque próximo al esperpento, con temas suburbiales y tabernarios y una lengua poética de fuerte originalidad. En El Pasajero (1920), se mezclan ambas tendencias.

3. - Etapa de los esperpentos (1920-1936). A partir de 1920 la obra de Valle se centrará en la denuncia de un mundo dominado por lo deforme y lo absurdo; denuncia que se llevará a cabo también con un lenguaje deformado.

Divinas palabras (1920) es una obra de teatro que vuelve a ambientarse en el mundo rural gallego (completa el ciclo mítico de las Comedias bárbaras ), mundo que ahora aparece caracterizado por la deformidad, la brutalidad y el desgarro. Del mismo año son Farsa italiana de la enamorada del rey (en ella se mezcla la fábula sentimental y la caricatura punzante y sus personajes semejan marionetas grotescas) y Farsa y licencia de la Reina Castiza (deformación despiadada de la corte isabelina). Estas dos farsas serán publicadas en 1926, junto con Farsa infantil de la cabeza del dragón , bajo el título de “Tablado de marionetas para educación de príncipes” .

Las tres obras anteriores suponen el comienzo del esperpento, género o tendencia que se desarrolla sobre todo en cuatro títulos: Luces de bohemia (1920), Los cuernos de don Friolera (1921), Las galas del difunto (1926) y La hija del capitán (1927) -las tres últimas agrupadas bajo el título de “Martes de carnaval” -, obras que recibieron tal denominación del propio Valle, aunque es cierto que lo esperpéntico es algo que comparten todas las obras del periodo y que viene anticipado casi desde la primera etapa del autor.

Dentro de la misma tendencia se sitúan un conjunto de piezas teatrales breves que Valle-Inclán escribió entre 1924 y 1927, agrupadas, junto con El embrujado , bajo el título de “Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte” : La rosa de papel, la cabeza del Bautista (“retablos para marionetas”) , Ligazón y Sacrilegio (“autos para siluetas”).

A esta etapa pertenecen también las novelas Tirano Banderas (1926), ridiculización de un supuesto dictador hispanoamericano, y la trilogía El ruedo ibérico ( La corte de los milagros -1927-, Viva mi dueño -1928- y Baza de espadas -1932-), visión grotesca de la corte de Isabel II, que combinan el humor agrio y la crítica desgarrada con una prosa de cuidadísima elaboración.

2.3.- El esperpento

La visión que tiene Valle de la España de su tiempo es cada vez más sombría y negativa y el reflejo de esta visión está en su obra, pero el cambio que va del ambiente refinado y de lujosa voluptuosidad de las Sonatas a la mascarada grotesca de El ruedo ibérico , no se hace a través de una ruptura tajante y brusca entre un estilo y otro sino gradualmente. Incluso en las Sonatas varios críticos han sabido ver el germen del esperpento en ciertas expresiones irónicas, escenas macabras, animalizaciones, etc. En las dos primeras Comedias bárbaras y en la trilogía carlista, la exaltación de lo legendario se mezcla con la violencia, la crueldad y el lenguaje desgarrado. También La pipa de kif, libro de dieciocho poemas aparecido en 1919, es un precedente claro; Salinas lo califica de "preludio en verso del esperpento".

No debemos olvidar, por otra parte, que el esperpento no es producto totalmente original y aislado. Quevedo en “El buscón” sustituye el plano de la realidad por otro deformado y, a finales del siglo XIX y principios del XX, se extiende por toda Europa una corriente de esperpentismo, factor esencial del arte expresionista.

El esperpento es una deformación grotesca de la realidad con fines expresivos ("lo ha inventado Goya"), héroes nacionales contemplados en espejos cóncavos, distorsionados sistemáticamente. El autor, ante un mundo monstruoso y absurdo, opera de forma selectiva, desintegra los hechos y ofrece al público lo que más le escandaliza y sobrecoge. Hace una crítica demoledora del orden establecido, a la vez tragedia y farsa. El propio Valle expuso los nuevos conceptos estéticos en tres textos sobradamente conocidos: Max Estrella (escena XII de “Luces de Bohemia”), Don Estrafalario en el prólogo y epílogo de “Los cuernos de Don Friolera” y la célebre entrevista con Gregorio Martínez Sierra, aparecida en el diario ABC el 3 de Diciembre de 1928. En esta entrevista, Valle-inclán distingue tres formas de ver el autor teatral a sus personajes:

•  La perspectiva homérica (de rodillas), donde son seres superhumanos

•  La perspectiva de Shakespeare (de pie), donde se ve a los personajes como si fueran de sangre y hueso, iguales al autor

•  La perspectiva demiúrgica o valleinclanesca (de alto), donde ve el autor a sus criaturas como seres inferiores, con un punto de ironía.

El autor ve a los personajes desde la altura y su mirada de ser superior hace que su visión sea desdeñosa, altiva e inmisericorde. El autor mueve a sus personajes como si fueran marionetas, en una postura "de superación del dolor y de la risa".

2.4.- Importancia de Valle-Inclán

Nos hallamos ante una de las grandes figuras de la literatura española de todos los tiempos. Si, en sus comienzos, compartió con Rubén Darío el caudillaje del Modernismo, su inquietud le llevó pronto a fraguar un “arte de ruptura”, libre en el más hondo sentido, abriendo caminos que sólo más tarde habrían de ser seguidos. Por otra parte, su asombroso dominio del idioma hace de él uno de los grandes creadores que ha habido en nuestra lengua, “una figura que no tiene equivalente desde Quevedo”, según Zamora Vicente.

Durante mucho tiempo se pensó que obras como las Comedias bárbaras o los esperpentos no eran verdadero teatro sino “novelas dialogadas” y que eran irrepresentables. Tales opiniones han quedado desmentidas en los últimos años: las nuevas concepciones del espectáculo teatral y las nuevas técnicas de la representación han permitido llevar a la escena muchas de estas obras. Sin duda lo que sucedió es que Valle fue mucho más allá de lo que permitían las convenciones escénicas de su tiempo (predominio del teatro benaventino). Frente a lo que él llamaba “un teatro de camilla casera”, Valle se declaró partidario de un teatro “de numerosos escenarios” y hasta de un teatro “que siga el ejemplo del cine actual”. Por otra parte, no se doblegó a los prejuicios estéticos o sociales de público y empresarios, aunque sus piezas hubieran de verse condenadas, en su tiempo, a ser “teatro para leer”. Pero no tardarían en surgir, en Europa y América, las grandes tendencias renovadoras de las concepciones escénicas, algunas inspiradas en el cine. Y al cabo de los años, en Madrid o en París, se redescubre a Valle-Inclán y se ve en él a la máxima figura del teatro español de los tres últimos siglos, así como a un verdadero vanguardista que supo anticiparse a las grandes tendencias del teatro mundial.

VOLVER AL TÍTULO


e-mail: fidel.alonso@wanadoo.fr

© Fidel Alonso